Algunos consejos y recursos para aprender inglés (y cualquier idioma) de forma autodidacta

No os descubro nada nuevo diciendo que hoy en día el inglés (y otros idiomas) es (o son) cada día más demandados tanto a nivel profesional (para progresar o conseguir un empleo) como en el mundo académico (proseguir con nuestros estudios, participar el programas de intercambio de estudiantes…).  En cualquiera de los casos, saber un idioma, sea el que sea, contribuye a un crecimiento tanto personal como profesional.

Pero a veces nos enfrentamos a problemas de diversa índole: las clases coincide con nuestro trabajo, las clases no se ajustan a nuestras necesidades, las clases son demasiado costosas, y es en ese momento cuando nos planteamos el estudio autodidacta.  En mi caso, empecé estudiando inglés de manera autodidacta con tan solo 15 años.   Después de superar (por libre) dos cursos de la E.O.I. de mi ciudad, el centro donde estudiaba me planteó “repetir para consolidar conocimientos” ya que no tenían grupo y no era rentable contar con un profesor solo para mí.  No había tantas opciones como hoy en día y después valorar otras opciones, acabé optando por cursar tercero siguiendo el programa “That’s English”.   Un programa prácticamente autodidacta con poco soporte presencial y que no contaba con toda la aprobación del profesorado.

Ahora mismo creo que fue una de las mejores decisiones porque me confirmó que sí que se podía hacer y me abrió las puertas al estudio autodidacta de otros idiomas e informática.

¿Qué necesitas si quieres estudiar de forma autodidacta como yo lo hice y como lo sigo haciendo?

Lo primero, interés y motivación.   Nadie te “obliga” a asistir a clase por lo que quizás haya “interferencias” y si no tienes suficiente motivación, lo acabes dejando “para mañana”.

A partir de ahí, hoy en día tenemos un mundo de posibilidades:

No bases tu aprendizaje en gramática y vocabulario, pero sí te aconsejo tener buena base de ambas.

Consigue un buen libro de gramática, que te resulte ameno, con muchos ejercicios y con respuestas.  Utiliza Google u otro buscador para comparar índices, muestras, contenidos y así podrás elegir mejor.  Aprovéchate de los recursos y ejercicios que algunos profesores ponen a disposición del resto en blogs y páginas personales. Un buen ejemplo es: La Mansión del Inglés

Internet 

Nuevamente, utiliza y exprime todos los recursos que te brinda internet.  Créeme, hace unos años era impensable y yo me conformaba con poder tener acceso de vez en cuando a un cassette VHS de Speak Up. ¡¡El tiempo vuela!!

Diccionarios:

Uno de los más conocidos es quizás Wordreference con aplicaciones móviles.

Otro diccionario es Woxikon y que también puedes encontrar en algunas plataformas móviles.

Diccionario y buscador de traducciones:  Una buena opción, disponible en varios idiomas es Linguee

Diccionario de Cambridge.

Intercambios:

Cuando te sientas preparado (considero que cada persona debe decidir por sí misma), considera participar en intercambios lingüísticos.  Nuevamente, la red te abre todo un mundo de oportunidades.   La mayoría de las webs son gratuitas o son bastante asequibles.  Para ello solo debes de tener ganas de ayudar y un buen conocimiento de tu propio idioma (gramática, ortografía y vocabulario).

Algunas de ellas:

SharedTalk:

Gratuita.  Puedes contactar con otros usuarios y participar el salas de chat.

Mylanguageexchange.com  

Gratuita la inscripción y el envío de un “hola” a cualquier usuario.  Para contestar mensajes existen distintas modalidades de usuario “Premium”.

Grupos en Facebook.

Usa el buscador.  Tienes grupos bastantes numerosos de gente que quieren hacer nuevos amigos “penpals” o que quieren intercambiar un idioma “language exchange”. Afortunadamente para nosotros, el español es muy demandado por lo que podremos encontrar a alguien interesado con casi toda seguridad.

iTalki.com 

Ofrece intercambios entre usuarios, clases con profesores, tutores de la comunidad y conversación instantánea con tutores que están disponibles en ese momento justo que tú tienes libre.  Los intercambios y la inscripción es gratuita, las clases de pago dependiendo el coste y duración de cada tutor/profesor.

Series, películas, documentales. 

¡¡Qué tiempos aquellos en los que solo se tenía acceso a la revista Speak Up y sus cintas de vídeo!!  Si estudias inglés y en cuanto te sea posible, no dudes en usar el DUAL de tu televisor.   Quizás al principio te cueste un poco más, pero acostumbrarás el oído al idioma y no solo a los ejercicios de “listening” de tus libros.

Aprovecha para ver tu serie favorita, películas del género que prefieras, documentales, etc.

Si no, nuevamente tienes la oportunidad de conseguir contenido en Internet.  Muchas series se emiten en streaming en las propias cadenas, así que tendrás que usar una IP americana (o británica, sueca, francesa) o bien la extensión Hola.org.  Ten en cuenta que las extensiones pueden ser “invasivas” en cuestión de privacidad, así que úsala bajo tu responsabilidad.

Lee noticias y libros en inglés.

La finalidad es sumergirnos en el idioma de estudio cuanto más, mejor.  Aprovecha para leer noticias en inglés.  Muchos periódicos empiezan a ofrecer suscripciones y solo permiten leer una parte, pero igualmente te será útil.  Lee blogs de los temas que prefieras en inglés, francés o el idioma que estudies.  Aprovecha las muestras gratuitas o los libros económicos que puedes encontrar en Amazon, en su versión Kindle.  Quizás no puedas permitirte en un momento dado 15 euros, pero sí 0.99 euros.  Y el contenido, puede ser igual de interesante.

Y… cierta disciplina. 

Márcate objetivos y metas.  Presentarte a un certificado, test que ofrecen 2 ó 3 convocatorias anuales, puede ser una buena idea.  Utiliza algunos test de idiomas que tienes en internet para poder localizar tus fallos y trabajar en ellos.  O bien, pide ayuda a tus intercambios para que te corrijan tu expresión escrita.

En una próxima entrada, compartiré con vosotros los métodos de estudio (libros y otro material que uso para estudiar algunos de los idiomas, por si puede ser de utilidad).  Cada persona tiene su propio ritmo y método de estudio aplicable.  Yo sigo estudiando mejor con libros, audios, diccionarios, gramáticas, mis intercambios y papel y bolígrafo.

 

¡Hasta la próxima!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

El que no avanza, retrocede

La creencia popular tiende a pensar (o incluso decir), que una vez terminados los estudios (ya sean universitarios o profesionales), ya no es necesario continuar aprendiendo.   Quizás esa forma de pensar funcionara (al menos en el plano profesional para algunas personas) hace muchos años, pero hoy por hoy, en mi humilde opinión, y no solo por desarrollo profesional, sino también personal, es necesario continuar aprendiendo, o lo que es lo mismo evolucionando.

El que no avanza, retrocede 

Johan Wolfang von Goethe

Una manera de continuar esta formación continua es estudiar de forma autodidacta.

Es cierto que en muchas ocasiones nos hacemos muchas preguntas, del tipo:

  • ¿Cómo se hace?
  • ¿Cómo empiezo y por dónde?
  • ¿Por qué debo continuar mi formación? ¡Con la de cosas que tengo que hacer!
  • ¡Es imposible aprender algo solo!
  • ¿Cómo aprendo algo si nadie está ahí para explicármelo?
  • ¿Cómo sé que lo estoy haciendo bien?

Todas estas preguntas constituyen barreras que debemos, si queremos seguir aprendiendo, superar.

En mi caso, como autodidacta en varias materias  desde hace muchos años, estoy totalmente convencida de la importancia y de la eficacia de este sistema de aprendizaje.  Este tipo de aprendizaje permite acceder a lo que realmente queremos hacer, ya sea aprender programación, idiomas, gestión de empresas, artes marciales o bailar salsa.

A poco que nos ponemos a buscar, nos daremos cuenta de que tenemos todo lo que necesitamos para seguir aprendiendo. ¿Qué nos falta? La motivación.

En esta entrada, me gustaría compartir algunos trucos que siempre he considerado interesantes para poder continuar nuestro proceso de aprendizaje autodidacta o iniciarlo.

 

1/ Hagas lo que hagas, te tiene que gustar:

Haz algo que realmente te guste y aprenderás casi sin darte cuenta. Si comienzas algo “por obligación” o sin gustarte realmente, corres el riesgo de abandonarlo en dos días por falta de motivación.

2/ Apoyo:

Cualquiera que sea la materia por la que te decantes, ya sea programación, gestión empresarial, baile, cocina, idiomas), hay diversos maneras o métodos para el aprendizaje.  Busca, busca y busca antes de comenzar: Google, Grupos de Facebook o LinkedIn, foros, asociaciones, pueden ser de gran ayuda.  No estás solo. Estudies lo que estudies, habrá más gente y podrás intercambiar opiniones, ayuda, material…

3/ Aprende bien las bases: 

No pases por alto las bases fundamentales de lo que estés aprendiendo, aunque te parezca obvio, fácil o trivial.  Una base sólida de cualquier materia te evitará lagunas más adelante.

4/ Selecciona aquello que te interesa. 

No malgastes tiempo ni energía.  Una vez que ya has aprendido las bases, céntrate en lo que realmente necesitas.  Pongamos por caso que lo que queremos es aprender alemán o inglés para llevar una conversación estándar cuando viajamos. ¿Necesitaríamos aprender tecnicismos o vocabulario muy concreto? No.

Eso sí, selecciona algo que te aporte, además de gustarte.  Sé especialista en algo y no solo generalista.

5/ Encuentra un ejemplo de aplicación de eso que estudias en tu vida cotidiana. 

Es mucho más enriquecedor y motivador poder aplicar todo aquello que estudiamos a nuestra vida cotidiana. Si dudas si haces algo bien, vuelve al punto 2/ y busca apoyos en la red.  Hoy en día las nuevas tecnologías nos permiten estar en contacto con gente que no necesariamente tienen que vivir en la misma ciudad o barrio.   Si estudias idiomas, informática u otros cursos, existen certificados o exámenes a los que puedes acudir y que confirmarán tu nivel y conocimientos.

 

En definitiva: pasión por lo que estudias.  Nuevamente, si estudiamos algo “porque lo piden en las ofertas de trabajo”, “porque no me queda otra”, “es lo que hay”, posiblemente acabaremos abandonando en poco tiempo porque nuestra motivación y esa pasión estarán por los suelos.